Realmente es un día de fiesta para esta familia que ha compartido tantas esperanzas, ilusiones, sufrimientos y fuertes discusiones que obviamente no pueden faltar en el seno del movimiento popular y en el seno de la izquierda que quiere transformar el país. 

Quiero mencionar que realmente nos conocimos hace muchísimos años, empezamos a caminar juntos desde las luchas de las colonias a mediados de los 70´s, con una generación de compañeras y compañeros que vendrían a formar la UPREZ y que están desde entonces en diferentes regiones, pero efectivamente, el espacio más cotidiano donde nos encontramos y trabajamos juntos es en la construcción de la CONAMUP.

Hay una historia  de la que se habla poco, que es justamente todo ese proceso de los grupos y las organizaciones que nos formamos en la tendencia de la línea de masas como un estilo, como un método, como una concepción de entender el mundo y sus transformaciones y que yo veo en la UPREZ y en muchos de sus resultados, veo que ahí hay aterrizaje, ahí hay concreción, hay procesos vivos,  permanentes, hay una serie de bases sociales y comunidades transformándose día a día, además de una amplia red de militantes, dirigentes, activistas y líderes políticos de mucha claridad para este país.

Creo que los valores más importantes de la UPREZ  que hay que resaltar en este momento, con el pretexto de esta celebración, es esa voluntad política y esa permanencia que ha puesto por delante esta gran red de compañeras y compañeros que hacen de la vida de la UPREZ un estilo de trabajo, una forma de sembrar múltiples semillas en el territorio en forma de escuelas. 

Se está trabajando en un frente muy importante de la educación formal y alternativa con escuelas institucionalizadas y dirigidas por la UPREZ, los grandes aprendizajes en la salud,  en el campo y la ciudad que han hecho parte, por ejemplo, de los principales programas que ahora se están aplicando en Iztapalapa porque es la misma raíz y son muchos de los mismos aprendizajes que se tuvieron desde aquella regional de mujeres de la CONAMUP en los años 80´s y 90´s.

Cabe destacar además, la posibilidad de la UPREZ de estar presente y solidaria en múltiples movimientos, a veces en estos caminares escuchamos voces que dicen “quisieran ser semilla de todos los moles” pero creo que es una gran lección el que la UPREZ ha permanecido siempre acompañando, siempre solidaria, siempre perteneciendo a frentes, a articulaciones y esta posibilidad (como menciona la querida Jose en la lectura del programa estratégico de la UPREZ) de estar en la luchas globales, aprendiendo de los demás, aprendiendo de quienes están en lucha en otras regiones del mundo y contribuyendo con la experiencia propia.

Creo que estos son valores muy significativos que deberían de transmitirse hacia todos los sectores de la lucha en todas las regiones, me resta destacar, además, esa voluntad de la educación popular y la formación permanente, que hay temporadas en que no se logra, pero ya llevamos 3 años sosteniendo el diplomado en alianza con la UACM y con los  movimientos, con COPEVI.

“Me siento parte de la UPREZ sin tener una militancia formal y de gran parte de las luchas que compartimos, les mando un gran abrazo y mi compromiso a que estemos juntos todavía, mientras sea posible, felicidades compañeras y compañeros, vamos para adelante”.

Alejandro Luévano