El día 2 de noviembre  las compañeras y compañeros de las bases y brigadas de la UPREZ nos dimos cita en la avenida Chapultepec 342, a un lado de la muñeca Ar-Lêlê para poner la tradicional ofrenda de día de muertos. La organización de esta actividad se llevó a  cabo a distancia mediante grupos de whatsapp y sesiones vía Zoom.

  Las compañeras y compañeros que asistieron llevaron  alguna cosa que consideran necesaria para la ofrenda, entre ellos, flores de cempasúchil, pan de muerto de ajonjolí y azúcar, granos y semillas (semillas de girasol, maíz y arroz) papel picado, ollas, jarros, velas, calaveras de chocolate y azúcar,   algunas imágenes simbólicas, diversas frutas como plátanos, mandarinas, guayabas y naranjas,  y como ya es costumbre ¡no podía faltar la foto de Zapata! 

Con todas las aportaciones se logró una ofrenda grande y muy colorida, con una cruz de flores al centro simbolizando los cuatro puntos cardinales. Después de poner la ofrenda, se llevó a cabo una breve ceremonia  en agradecimiento a la madre tierra y se recordó a compañeros, familiares y amigos fallecidos a causa del COVID-19. 

Finalmente se hizo una breve convivencia compartiendo el tradicional atole de maíz y calabaza en dulce.

 Sin duda, el día de muertos es una de las fechas más esperadas por las comunidades mexicanas, pues representa la posibilidad de

convivir, recordar y honrar la existencia  de aquellos  que alguna vez nos acompañaron en el camino de la vida.  La ofrenda  representa el reencuentro con el ritual que convoca a la memoria.

“La UPREZ   es una organización preocupada por preservar y fomentar  nuestro patrimonio cultural, esto nos permite comprender y reconocer el lugar en el que nos encontramos y el compromiso con nuestros ancestros. 

Así, mantener y enseñar nuestras tradiciones a las nuevas generaciones es uno de nuestros más importantes compromisos sociales,”

Natalia Granados  Díaz.

Brigada Cualli Tonalli