Elizabeth Alcalá Esqueda

Elizabeth Alcalá Esqueda

Estimada joven feminista,
Tal vez tengas 18, 25, 30 o más años ahora. Yo también tuve tu edad y también tuve los ímpetus que hoy tú tienes y que crees que yo ya no tengo. Pero en fin, de eso la vida te dará respuesta.
Yo hoy te escribo para comentarte que así como hoy tú crees que luchas por una razón justa (que lo es) yo también lo hice a tu edad sólo que siempre lo hice del lado de nuestros compañeros a quienes no veíamos como enemigos a vencer, por el contrario. En los años 70, cuando ingresé a la universidad pública, las relaciones entre gobierno y educación pública eran bastante difíciles. Cualquier intento de movimiento social era visto como una acción desestabilizadora y “comunista”. De hecho, en Puebla (donde estudié) fueron asesinados y agredidos sin piedad unos compañeros de la Universidad cuyo único delito fue ser “universitarios” que iban de campamento a la Malinche. Fueron muchos años de lucha a fin de que nos otorgaran los derechos de una EDUCACIÓN PÚBLICA DE CALIDAD y democrática para todos que no teníamos pero, A DIFERENCIA DE HOY, no usamos jamás la violencia para obtenerlos. Nos subíamos a los camiones y explicábamos a la gente de qué se trataba nuestro movimiento. Y no creas que fue un camino de rosas. ENTONCES ERA DELITO ser o parecer “comunista” y organizarte para protestar contra el gobierno represor. Eso fue 1968 y fueron los años ’70. Y hubo muertos, desaparecidos, detenidos, expulsados, etc. NO FUE FÁCIL.
Después me tocó ser profesora universitaria y comenzamos nuestra lucha por el sindicalismo independiente, con mejoras laborales para todos, al margen de nuestra ideología, color o sexo. Nuevamente luchamos juntos compañeros universitarios. No necesitamos cambiar la letra para entender que éramos iguales. Pasamos muchas huelgas, en ocasiones nos dejaron de pagar para presionarnos, pero tuvimos un rector (por cierto, abiertamente comunista) que nos apoyaba y ayudó a dignificar el papel de los trabajadores universitarios. Eso se logró luchando, despertando conciencias y teniendo objetivos claros y justos.
Desgraciadamente a partir de los 80, el mundo se transformó en neoliberal y nos hizo creer que el individuo está por encima del colectivo, y generó una sociedad egoísta, caprichosa, vanidosa, desinformada y nada SOLIDARIA. Nos fue dividiendo en grupos dentro y fuera de las universidades, PORQUE SEPARADOS NOS CONTROLAN MEJOR. Y así vivimos en México hasta el 2000 cuando pensamos que en México ya había democracia. PERO FOX traicionó el cambio. Afortunadamente, antes de ese año, ya comenzaba a invadir el espíritu OBRADORISTA y se logró colocar entre los 10 mejores Alcaldes (en realidad era gobernador) del mundo. Con él, la Ciudad de México conquistó muchos nuevos cambios que jamás habría logrado con otros gobiernos, entre ellos, el DERECHO AL ABORTO, el apoyo a madres solteras, el respeto a la diversidad sexual, el apoyo a la tercera edad, etc. Y ESO SIN ROMPER UN CRISTAL. Pero la derecha no estaba dispuesta a perder sus privilegios y BLOQUEÓ todo posible cambio de sistema en México hasta que los mexicanos dijimos: ¡BASTA! Y elegimos a Andrés Manuel López Obrador.
Pero entre el 2000 y el 2018, tuvimos que organizarnos y luchar día a día por hacer un CAMBIO VERDADERO. Manifestaciones, mítines, plantones, información casa por casa, reuniones entre vecinos, casas de movimiento, FORMACIÓN POLÍTICA, etc. HASTA TRIUNFAR. Jamás se rompió un cristal de nuestra parte, aunque sí hubo gente muerta por parte de quienes no quieren el cambio verdadero.
Como verás, yo también luché y sigo luchando porque, escribiéndote también participo a fin de darte otro punto de vista y valores los resultados. NO estamos a favor de los violadores y si las leyes no te gustan, NO ES CON EL PRESIDENTE sino con el Congreso y el PODER JUDICIAL con quienes debes exigir sus cambios. Para eso es la FORMACIÓN POLÍTICA, para saber cómo y quiénes son los responsables de resolver un problema. Pero faltan otras instituciones que también son responsables: La iglesia, la FAMILIA y LOS MEDIOS. No se te olviden.
Joven feminista, si hoy gozas de la tranquilidad de irte a manifestar sabiendo que la policía no te va a agredir, no te va a encapsular, no te llevará presa, etc., es gracias A TODAS ESAS MOVILIZACIONES QUE HEMOS HECHO desde hace décadas. Tienes todo el derecho a manifestarte y quizá, si como nosotros lo fuimos haciendo, dedicaras tiempo a CONVENCER y NO a IMPONER, los resultados serían otros. La violencia no se erradica con VIOLENCIA. Los muebles no son más importantes que la vida, PERO ROMPER UNA SILLA no evita una VIOLACIÓN.
En México, hoy más que nunca, GOZAMOS DE NUESTROS DERECHOS CONSTITUCIONALES. No hemos sido confinados durante la pandemia; nadie nos impone multas por el cubrebocas; nadie nos impide cambiar de ciudad o de estado en el país. Casi todo el comercio pequeño funciona, etc. LO QUE NOS PIDE ESTE GOBIERNO ES DE SENTIDO COMÚN: Actuemos por CONCIENCIA SOCIAL porque sólo así es VIABLE LA SOCIEDAD. ¿Eso es tan difícil de entender?